miércoles, 6 de junio de 2012

EL PROCESO DE REORGANIZACIÒN NACIONAL


EL PROCESO DE REORGANIZACIÒN NACIONAL (1976-1983)

Argumentando el vacío de poder dejado por el golpe militar que destituyó a María Estela Martínez de Perón y la necesidad de terminar con el terrorismo, el 24 de marzo de 1976, una junta militar integrada por los comandantes de las tres armas: Jorge R. Videla (Ejército), Emilio E. Massera (Marina) y Orlando R. Agosti (Fuerza Aérea), asumió la conducción del país e inició un gobierno militar al que denominó Proceso de Reorganización Nacional. Las primeras medidas de este gobierno fueron: remover a los miembros de la Corte Suprema de Justicia, suprimir los derechos constitucionales, suspender las actividades políticas y gremiales en todo el país, atribuirse plenos poderes en el ámbito ejecutivo y legislativo, disolver los partidos políticos, clausurar locales nocturnos, censurar los medios de comunicación, ordenar el corte de pelo para los hombres y la quema de miles de libros y revistas considerados peligrosos.
El accionar de las Fuerzas Armadas fue denunciado por militantes de partidos proscriptos y por la Comisión Internacional de Derechos Humanos, ya que durante la persecución llevada a cabo por el gobierno para terminar con el terrorismo no se respetaron los derechos humanos.
Entre 1976 y 1983 ejercieron la presidencia de la Nación, designados por la Junta de Comandantes, los tenientes generales: Jorge Videla, (marzo de 1976 - marzo de 1981), Roberto Viola (marzo - diciembre de 1981), Leopoldo Galtieri (diciembre de 1981 - junio de 1982) y Reynaldo Bignone (julio de 1982 -  diciembre de 1983).



 Se agrava la crisis económica

La política económica que aplicó la dictadura militar entre 1976 y 1983 generó una grave crisis en la producción industrial, debido a que favoreció la libre importación y, como consecuencia de ello, se redujeron las inversiones en las industrias nacionales. Por lo tanto, el cierre de industrias generó un alto nivel de desempleo que profundizó la crisis social.
Para evitar la quiebra de algunas empresas, el Estado se hizo cargo de los compromisos financieros que ellas habían contraído con los organismos internacionales. Esta situación, sumada a los propios préstamos que el Estado solicitó al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial, incrementó enormemente la deuda externa del país.

Dictadura militar y  represión

En este clima económico, la Junta Militar impuso el terrorismo de Estado que, además de enfrentar acciones guerrilleras, desarrolló un proyecto dirigido a destruir toda forma de participación social. El régimen militar puso en marcha una represión implacable sobre todas las fuerzas democráticas: políticas, sociales y sindicales, con el objetivo de someter a la población mediante el terror de Estado y así imponer "orden", sin ninguna voz disidente. Se inauguró el proceso autoritario más sangriento que registra la historia de nuestro país: estudiantes, sindicalistas, intelectuales, profesionales y otros fueron secuestrados, asesinados y "desaparecidos", mientras que otros lograron exiliarse.

 

En este contexto, en 1978 se celebró en nuestro país el Campeonato Mundial de Fútbol, que culminó con el triunfo del equipo argentino. Este evento recibió todo el apoyo del gobierno militar y fue vivido con euforia por la población, que encontró en él una evasión al crítico momento que atravesaba nuestro país.












2 comentarios:

  1. ¡Que buen tema Irina!, que candente y a su vez que actual. Tantas heridas abiertas, tantos significados. ¡FELICITACIONES!.

    ResponderEliminar
  2. MUY INTERESANTE TU TRABAJO IRINA!! ME ENCANTA EL TEMA!!
    TE FELICITO!!
    MARIBEL.

    ResponderEliminar